domingo, 26 de noviembre de 2017

Cuerpo:




 

la morada más bella de la imaginación Placer:
resurrección del cuerpo Sus lágrimas:
arroyo en el que nada la voluptuosidad

Mi mirada se pierde en las regiones de su cuerpo
 

El cuerpo de la amante
es el más vasto de los mares
Entre el agua y el fuego no hay un diálogo
Su abrazo los conduce a la disolución
El rostro se le enciende si me ve
Soy su fuego interior Corazón del amante, entre sus labios
 

Corazón de la amante, bajo su ombligo
No: en la rosa sólo puede ver
un cuerpo de mujer
Por qué no me abandona tu recuerdo
 

Ni aun el mismo viento me escuchó
cuando dije: te amo
Se levanta en su cuerpo
Duerme en su cuerpo para ella

Te quiero...



Te quiero... y me mueves el tiempo de mi vida sin horas.

Te quiero en los arroyos pálidos que viajan en la noche,
y no termina nunca de conducir estrellas a la mar.


Te quiero en aquella mañana desprendida del vuelo de los siglos
que huyó su nave blanca hasta el agua sin ondas
donde nadaban tristes,
tu voz y mi canción.


Te quiero en el dolor sin llanto que tanta noche
ha recogido el sueño en el cielo invertido en mis pupilas
para mirarte cósmica, en la voz socavada de mi ruido de
siglos derrumbándose.


Te quiero (grito de noche blanca) en el insomnio reflexivo
de donde ha vuelto en pájaros mi espíritu.

Te quiero... Mi amor se escapa leve de expresiones y rutas,
y va rompiendo sombras
y alcanzando tu imagen desde el punto
inocente donde soy yerba y trino.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Extinguiese la luz

Extinguiese la luz que antes veía
en mi noche interior, como lucerna
que apaga el vendaval. La duda había
cegado el manantial de la cisterna.

Pero la duda, ¿no es dudosa vía?
 

¿No es el engaño una verdad eterna?
¿No es el amor delirio y fantasía?
¿No es la ternura una mentira tierna?


Si es engaño el amor, es semejante
a la luz y la sombra; si es artero,
vida y muerte lo son; y si el amante

Nos traiciona, también lo hace el lucero.
La tumba es del amor tumba fragante
y el miedo a amar es su sepulturero


 

Frente al misterio estoy





Frente al misterio estoy, de nuevo alerta,
frente al amor quizá, frente al oscuro
despertar sin urgencia y sin apuro.
pero la mano tiembla ante la puerta.

Yo creía estar muerta. Yo estoy muerta:
nada hay en mí tan cierto o tan seguro.
Pero crece mi sombra contra el muro
y la mano se extiende. Y está abierta.

¿Cómo será su amor – amor – conmigo,
cómo ha de ser: espectador, testigo
o superado actor del viejo drama?
¿Cómo será ese afán que me despoja,
su esperanza, su grito, su congoja,
y cómo las cenizas de su llama?

Desmayarse, atreverse, estar furioso
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde, animoso.
 
No hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso.
 
Huir el reposo al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño.
 
Creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma por un desengaño,
esto es amor, quién lo probó lo sabe.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Este miedo de ti




Este miedo de ti, de mí... De todo,
Miedo de lo sabido y lo entrevisto,
Temor a lo esperado y lo imprevisto,
Congoja ante la nube y ante el lodo.

Déjame estar. Así No te incomodo?...
Abajo ya es la noche, y hoy has visto

Cómo acerca el temor: aún me resisto
Pero me lleva a ti de extraño modo.

Déjate estar. No luches: está escrito.
Desde lejos nos llega, como un grito

O como un lerdo vértigo rugiente.
Me darás lo más dulce y más amargo:
Una breve alegría, un llanto largo...
Sé que voy al dolor. Inútilmente